Encuentra tu Franquicia
Sunday, 20 de April de 2014
Tendencias

La motivación, clave para la productividad

La dirección eficiente de una organización en busca de un trabajador motivado es una de las principales claves de éxito de una franquicia. Para ello, utilizar métodos y estrategias acordes a las características que contribuyan a sentir orgullo, entusiasmo y diversión en su labor a los empleados es primordial para alcanzar los objetivos empresariales marcados. Unas estrategias que las franquicias pueden utilizar para mantener un espíritu optimista entre sus franquiciados y mejorar, de este modo, el desarrollo de la enseña.

Una buena plantilla de empleados es una de las principales características que aseguran el buen desarrollo de una empresa. Si además, esa plantilla está motivada, las posibilidades de que ese negocio funcione aumentan mucho más puesto que variables como el rendimiento de los trabajadores, el absentismo laboral o la profesionalidad están directamente relacionadas con la motivación.

Es importante señalar que la motivación juega un papel importante a la hora de impulsar a un ser humano a actuar. Esto tiene su base en un conjunto de necesidades que el trabajador tiene y que pueden satisfacerse a través de un vínculo laboral. En este aspecto, el experto José Ballesteros, creador de VESP (Vías para la Evolución y Superación Personal), aconseja a las franquicias el hecho de tener claro un objetivo común, “cuando los integrantes de una organización tienen un objetivo común y trabajan para él, lo que se espera es que ambas partes respondan con lo prometido, cuando la organización no responde es cuando surgen los problemas”.

Por eso, al ser preguntado por las claves de mantener un equipo motivado, José Ballesteros, destaca que “el objetivo común, un claro sentido de la interdependencia y de la planificación y la empatía, a la hora de ponernos en el lugar de otro son los modos de mantener una motivación en la plantilla”, aseguró.

Mantener la motivación es una tendencia, cada vez mayor en las empresas españolas, entre ellas, en las franquicias. “Está empezando a mejorar el concepto de desarrollo personal de cada uno para que la organización cumpla con éxito sus expectativas”, afirma Ballesteros.

Ver conferencia de José Ballesteros

Las motivaciones son tantas como los individuos. Esto se hace para estimular adecuadamente a cada trabajador. Pero no hay que confundir aquellas acciones que dan estímulos de conjunto, extendiéndose a todo el personal sin tomar en cuenta para ello el desempeño individual, de los estímulos administrativos individuales en forma de promoción u otro tipo de beneficios. Las primeras no actúan como motivadores, ya que no influencian al individuo a trabajar más y mejor, sino a trabajar el mínimo necesario para seguir perteneciendo a la organización.

Cuando se habla de estímulos no sólo nos referimos a dinero, son muchas las personas que están dispuestas a aceptar menos dinero a cambio de trabajar en el lugar que prefieren, en una actividad más fácil o tener mayor independencia en cuanto a las tareas a realizar o el tipo de horario.

En este sentido, la gerencia debe conocer las necesidades que experimentan los trabajadores y crear las vías necesarias para su satisfacción, que será lo que constituya el eje central de la motivación.

Diez maneras de motivar a los empleados

Las últimas tendencias en las empresas para motivar a los empleados las podríamos resumir en estos diez puntos: - Con un ambiente de trabajo positivo. Hay que fomentar la creatividad, las nuevas ideas, la iniciativa, las puertas abiertas a las proposiciones de la plantilla.

- Participación en las decisiones. Es bueno facilitar a los empleados un ámbito para que tomen sus decisiones y respetarlas.

- Involucración en los resultados. Hay que hacer saber a los trabajadores cómo puede afectar su trabajo a los resultados finales de su departamento o de la compañía.

- Sentido de pertenencia al grupo. La gerencia debe hacer que el empleado se identifique con la identidad corporativa, por ejemplo, facilitando tarjetas de visita.

- Ayudar a crecer. Es bueno para mantener la motivación que la empresa proporciones la formación y potencie las habilidades de los pertenecientes a ella.

- Feed-Back. Hay que proporcionar una retroalimentación en el desempeño de la plantilla, indicando los puntos de progreso y aquellos que deben mejorarse.

- Escuchar. Son muy positivas los encuentros con los empleados de forma periódica para hablar de los temas que les preocupe. Comer juntos en un restaurante puede ser una buena excusa.

- Agradecimiento. Un jefe debe agradecer sinceramente los esfuerzos. Una simple nota o de palabra supone una recompensa para los trabajadores.

- Premiar la excelencia. De la mano del agradecimiento, este otro punto es otra forma de recompensar los esfuerzos. Hay que reconocer y premiar a los trabajadores que presenten un desempeño estraordinario.

- Celebrar los éxitos. La celebración hace justicia a los esfuerzos desempeñados para conseguir el éxito .

Factores que aseguran una vida laboral plena

Según José Ballesteros, “dedicarte a aquello que te apasiona y comprometerse al 100% son los principios de éxito en el trabajo y es probable que de este modo se cumplan nuestros objetivos”, afirmó el experto.

También aportó un consejo especial para estos momentos de recesión económica. “Si en estos momentos de crisis pensamos que estamos en un momento malo y que no podemos salir, seguro que no nos va a ir mal, pero si en estos momentos, los tomamos como una oportunidad para las franquicias, el negocio irá mucho mejor”.

Para este experto, que trabajó como miembro del Comité de Dirección de American Life Insurance y después en la compañía americana 3M como jefe de marketing en la división de salud para España, “un líder debe trabajar para ver la situación desde todas las perspectivas y debe ayudar a que la gente se motive, aunque hay que tener en cuenta que el primer responsable de estar motivado es uno mismo”.

En conclusión, las empresas que cuentan con plantillas motivadas son también las que presentan mejores números en la cuenta de resultados. Las personas que tienen una alta motivación suelen rendir más en sus trabajos, aprovechan mejor el tiempo y alcanzan con mayor facilidad los objetivos marcados por la empresa. Esto supone un claro beneficio tanto para la empresa como para el propio empleado.

Buscador de Noticias


Si quieres informarte sobre noticias anteriores a 2011, visita nuestra hemeroteca
cargando...

Cargando galería...

Publicidad