Encuentra tu Franquicia
Monday, 21 de April de 2014

Sector Peluquerías: en crecimiento e innovación constante

Con una evolución constante que comenzó en la década pasada, el sector Peluquerías ha encontrado en la franquicia un modelo de crecimiento y de adaptación a su realidad empresarial, que encaja perfectamente con el mercado y que permite al emprendedor crear su propio negocio entre un gran número de oportunidades donde elegir.

Las peluquerías, transformadas en grandes cadenas de franquicia, se están convirtiendo en las auténticas protagonistas del sector a nivel nacional. Tal y como ha ocurrido en nuestros países vecinos, estas cadenas tienden a copar el mercado gracias a una oferta flexible y a una capacidad de adaptación a los diferentes nichos del mercado que no conoce límites.

Hablamos de uno de los sectores más ligados tradicionalmente a la fórmula de franquicia. Se prevé que siga siendo así en el futuro por los beneficios que aporta una red a sus miembros en cuanto a procedimientos de trabajo e imagen de marca, respecto a la posibilidad de desarrollar la actividad por su cuenta. Por ello, es previsible que el mercado de peluquerías en franquicia continúe en auge como hasta ahora.

En total, en el sector de las peluquerías y tratamientos de belleza operan 70.000 salones que generan un volumen de negocio de 2.400 millones de euros. Las firmas en franquicia de este sector comprenden un 4,15% de la facturación total, es decir, 230.105.000 millones de euros. Asimismo, estas 20 redes de peluquerías en franquicia reúnen un total de 995 establecimientos, justamente trescientas más que el año anterior  (ver franquicias que operan).

Por si fuera poco, el negocio de las peluquerías en franquicia ha realizado en el último año una inversión de 120.852.837 millones de euros (un 6,73% de su área de actividad), lo que lo sitúa en el puesto duodécimo de un total de 55 sectores que operan con el modelo de la franquicia.

Pero no todo es un camino de rosas. En opinión de David Revuelto, de la firma Rizo’s, “el sector está condicionado por cuatro parámetros difíciles de equilibrar: la escasez de personal, alto coste laboral, alquileres elevados y competencia por el precio del servicio. Cada rótulo resuelve la ecuación de diferente manera, y esto marcará la tendencia en el futuro”. Por ello, la clave principal se basa en tender “hacia un personal con jornadas dignas y retribución justa, apostando por la profesionalidad para obtener mayor rentabilidad”.

En cuanto a la utilización de salones de belleza, según los informes, ciudades como A Coruña, Madrid o Zaragoza lideran el ranking. Le siguen Barcelona, Bilbao y Sevilla y en los mismos, un 98% acuden para un corte de pelo, un 88% para un lavado y un 61% para obtener un atractivo peinado. Y es que, las principales enseñas nacionales coinciden en que la máxima inversión en el sector peluquería, la estética y todo lo que rodea a la imagen personal son los factores principales a tener en cuenta.

Aun así, no basta con ofrecer una imagen llamativa o creativa. Ésta tiene que ir de la mano de un servicio íntegro al cliente. Parece que el lema, “buen servicio, buen precio y rapidez”, es el trío de ingredientes que se deben incluir en la coctelera para alcanzar el éxito. Otros son la experiencia demostrada, la capacidad de gestión, la innovación, una imagen actualizada, saber alcanzar el equilibrio calidad-precio o poder ofrecer beneficios importantes al capital invertido.

Un sector en constante innovación

Pero, ¿qué es lo que busca hoy el público que requiere un servicio en este sector? Nos contesta Juan Estringana, director general de Tino Trevi… “Hoy en día, se pide un salón que dé una imagen diferente, es decir, calidad, servicio y precio de una forma unida. El cliente quiere un lugar agradable en la imagen y en la decoración en general, con una atención personalizada y con la posibilidad de tener todos los servicios que pueda requerir a nivel de atención, tales como los propios de un salón de peluquería y belleza a los que se le incluyan posibilidades de compra de complementos y todo ello en un ambiente de atención e imagen y moda”, manifiesta.

Y es que, el clásico corte de pelo se ve desterrado en los salones y peluquerías actuales donde destaca la creatividad en el servicio, su exquisito cuidado, la alta demanda del perfil masculino (del que hablaremos más abajo) y la variada oferta de servicios a la carta.

En cuanto a la ampliación de servicios, algunos centros de belleza ya incorporan entre éstos el sistema de cromoterapia. Esta innovadora apuesta consiste en aplicar determinadas tonalidades de luz y color al ambiente mientras el cliente se somete a su lavado de pelo. La gama se escoge atendiendo a su estado anímico, logrando con ello no sólo un sano y meritorio lavado de pelo sino también un clima de agradecer.

Paralelamente, masajes aplicados al cuero cabelludo, técnicas orientales como el shiatsu, acupuntura, tratamientos específicos de nutrición son sólo ejemplos del valor que hoy día adquiere la salud capilar y, a su vez, la diversificación de servicios que potencian las distintas cadenas.

La estética es otra de las ofertas complementarias interesantes que empiezan a ofrecer las peluquerías. Aun con todo, en palabras de Juan Estringana, “está desarrollada en un porcentaje muy pequeño en los salones de peluquería, por lo que se trata del punto donde más se debe avanzar, así como en el asesoramiento y desarrollo de venta de producto desde un punto de vista del profesional que conoce las necesidades del cliente”.

Hoy en día se tiende a un cambio e identificación con una marca e imagen. Esto implica de cara al cliente buscar personal cualificado, buscar en esta cualificación formación, producto e imagen de marca, y respaldo en un buen producto y una forma definida de trabajo.

Todo ello, según David Revuelto, con una decoración minimalista, con clase y diseño, llenos de detalles que relajan al cliente desde que accede al salón, con recepciones lujosas, amplias zonas de reventa, vestidor en vez de armario ropero, zonas de trabajo diferenciadas, zonas de lavabo relax tipo gran clase, con lavacabezas robotizados, donde el cliente recibe un masaje en sus cervicales, espalda y piernas, mientras el profesional peluquero le aplica el tratamiento y masajea su cabeza.

Precisamente, hablando de innovación, la firma Capricho Look Fashion es una de las que ofrece una de las novedades más relevantes en el sector: la FashionCard, por la cual el cliente dispone de una tarjeta de uso personal que le permite disfrutar de tarifa plana en servicios de peluquería a cambio de una atractiva cuota mensual, no más de 45 euros al mes.

El hombre, cada vez más preocupado por su imagen

Según los últimos datos facilitados por el Ómnibus, el 92% de la población acude a las peluquerías una media de casi 11 veces al año. “Este es un dato contrastado, que indica la necesidad de mantener un aspecto cuidado, acorde con la sociedad en que vivimos”, indica David Revuelto, de Azul de Rizo´s.

Aunque el mayor gasto en peluquerías y salones de belleza aún sigue liderado por las mujeres, no hay duda de que el género masculino se preocupa cada vez más por su imagen. La peluquería ya no es ese lugar con aspecto de barbería de los años 50, donde los hombres tan sólo iban a cortarse el pelo sin buscar ningún valor añadido, algo que es típico de las firmas de hoy en día, es decir, ofrecer constantemente nuevos productos y servicios.

Hablando de firmas de espacio exclusivo destinado al cuidado de la imagen del hombre, Hombre Actual es una red de franquicias que pretende ser pionera en ofrecer un servicio y asesoramiento integral para el hombre de hoy. En él se pueden encontrar todo tipo de servicios capilares, faciales y corporales, así como todo tipo de productos como accesorios, cosmética y perfumería.

En sus centros se pueden recibir todo tipo de tratamientos y servicios estéticos, desde una limpieza de cutis, hasta un masaje localizado, pasando por un corte de pelo, una depilación o una sesión de rayos UVA, sin olvidar la posibilidad de adquirir un producto estético o un accesorio de última moda.

Esto corrobora que el hombre también se empieza a preocupar, se viste, usa tratamientos faciales y se depila. Por ello, las tendencias se siguen notablemente y aparecen conceptos de negocio que cubren esas necesidades.

En definitiva, más técnicas de corte, tratamientos capilares, servicios de color específicos, manicura, tratamientos faciales, depilación, son algunas de las nuevas ofertas que se han ampliado para este nuevo target de cliente potencial masculino en la actualidad.

¿Cómo valoran los franquiciadores la situación actual del sector?

En general, el ambiente que se respira entre los franquiciadores es bastante optimista. Preocupados por las nuevas necesidades que demanda un público cada vez más interesado por su imagen, las enseñas en franquicia intentan ajustarse a estas necesidades con la aparición de nuevos servicios y productos innovadores. Pero todavía se deben seguir limando asperezas. Por ejemplo, cierta atomización de la que se habla desde hace algún tiempo obliga a sospechar que se deben desmarcar aún más las marcas innovadoras con un servicio más técnico.

Carlos Martínez Espejo, director general de Spejo´s

Creo que nos encontramos en un buen momento para seguir creciendo. También es cierto que somos demasiadas cadenas y empresas no franquiciadas las que se encuentran en el sector, por lo que debemos esforzarnos día a día por saber satisfacer de una manera eficaz las necesidades de nuestros clientes.

Juan Estringana, director general de Tino Trevi

Como antes comentaba la tendencia por la atomización es una búsqueda de precio reducido y cautivar el servicio del día a día por este concepto, dejando escapar en la mayoría de los casos el trabajo técnico, por el cual el cliente no le importa pagar más, teniendo una mayor seguridad y calidad (este trabajo se traslada a imágenes de marca o prestigio).

Esto es lo que hace vivir a todo el sector, pero no lo ideal, los precios crean guerras en las que el margen llega a ser tan estrecho que no es rentable si el servicio se realiza con personal cualificado, esto creo que puede dejar claro cómo es y cómo se mueve el sector.

Javier Burgueño y Alfredo Rodríguez, Socios fundadores de Hombre Actual

En España, debido a la creciente preocupación por la imagen personal, el sector de la peluquería y la estética se establece como uno de los mercados con mayor crecimiento. Así mismo, este campo ya no es exclusivo de la mujer, incrementándose el consumo masculino destinado a tratamientos de belleza y centros de estética de forma continuada, llegando a una media de 353 euros al año.

Dado que el sector se compone mayoritariamente de centros dirigidos exclusivamente a mujeres, así como de establecimientos Unisex que en realidad centran sus servicios y acciones promociónales a mujeres, Hombre Actual aprovecha este nicho de mercado configurando un centro especializado y exclusivo para un público masculino.

Ildefonso Espinosa, director de Expansión de Capricho Look Fashion

Estamos en una era de grandes cambios en las tendencias que rigen los comportamientos humanos y económicos. Se ha puesto de manifiesto la madurez de los antiguos conceptos de negocio y la pujanza de las ideas innovadoras. Las empresas innovadoras pueden competir con mejores ofertas y mayor rentabilidad lo que les permite consolidar su posición de cara al futuro y aportar amplios beneficios a sus propietarios.

Buscador de Noticias


Si quieres informarte sobre noticias anteriores a 2011, visita nuestra hemeroteca
cargando...

Cargando galería...

Publicidad